AudioKat utiliza cookies propias y de terceros por tres motivos principales: mejorar su expericencia como usuario, realizar estadística de acceso a este sitio web y gestionar la publicidad. Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en su navegador y facilitan la interactividad con los distintos sitios web que visita. Si pulsa en 'Aceptar' entenderemos que ya ha sido informado y dejaremos de mostrarle este mensaje de advertencia.

Aceptar

AudioKat. Logo
                     
Los conciertos de AudioKat…
Artista DestaKado
Free to Dream —> DestaKado en AudioKat...
Zona TV de Free to Dream...
Free to Dream
DestaKadosConciertosNoticiasZona TV+ RecursosInicio

click para cerrar...
(ampliar foto...)
Carlos Raya
InformaciónBiografía
Biografía

Guitarrista y uno de los fundadores de Sangre Azul, el grupo de hard rock español más importante de finales de los 80, maestro, guitarrista y productor de Quique González, ha sido además guitarra de Antonio Vega, M Clan y Fito y Fitipaldis. ¿De quién hablamos?, del guitarrista que siempre lo hace todo bien y en segundo plano, de alguien que cree en la buena música por encima de todo, Carlos Raya.

Año 2007, la gira conjunta de Fito y Fitipaldis con Andrés Calamaro se convierte en un éxito rotundo que llena estadios por todo el país. Fito y Calamaro consiguen sus mayores triunfos en directo tras muchos años con Platero y Tú o Los Rodríguez. Y en la banda de Fito destaca un nuevo guitarrista que no se amedrenta ante el hecho de tocar delante de una gran multitud. Carlos Raya pone en todo momento el contrapunto a la guitarra de Fito con la pedal steel, guitarra acústica o la telecaster. Pero Carlos no era ni mucho menos un recién llegado a la música.

Año 1989, tras tres grandes discos, Obsesión, Cuerpo a Cuerpo y El Silencio de la Noche, la banda de hard rock Sangre Azul inician una gira multitudinaria que les llevaría a visitar México, EE.UU. y Francia. Son el único grupo español que ha conseguido adaptarse a la nueva tendencia impuesta por la MTV y abanderada por grupos como Poison, Bon Jovi, Cinderella o Tesla y a la que han tenido que acogerse otros grupos como Whitesnake o Deff Lepard. Riffs y melodías pegadizas, grandes baladas rock y una estética basada en las mayas y los cardados más espectaculares, son los ingredientes del género musical más popular del momento, que sería bautizado como glam metal. Y Sangre Azul cumple a la perfección. Con Carlos Raya como guitar hero, el grupo consigue canciones de éxito como 'Todo mi Mundo Eres Tú', 'Rey de la Ciudad', 'Cien Años de Amor' o 'No Eres Nadie'. Los Sangre Azul se convierten en el último gran grupo heavy español de los 80, los más exitosos desde Barón Rojo y Obús. Pero no todo ha sido fácil en la carrera de Carlos Raya y Sangre Azul.

El éxito hay que trabajarlo y Carlos Raya, J.A. Martín y Luis Santurde llevaban desde 1982 haciendo rock en un local de Pinto antes de lograr hacerse un hueco en la escena roquera de los 80. Para competir dentro de un panorama musical repleto de grandísimas bandas de metal español, los chavales recurren a músicos experimentados como Lili, ex cantante de Tritón y Julio Díaz, ex bajista de Mazo y ex Santa, para crear Sangre Azul y presentarse en el villa de Madrid de 1985. Con uno de los índices de participación más altos de su historia, logran imponerse a pesar de ser el concurso su primera actuación con la nueva formación. Cuando parece que por fin van a alcanzar el éxito gracias a la difusión del EP que se grababa a las bandas ganadoras, se marcha Lili y hay que empezar de nuevo. Y aquí viene lo grande de Carlos Raya y los Sangre. Durante dos años no se hunden y concierto a concierto van acumulando dinero para autofinanciarse la grabación del disco en Ibiza. Y con el disco debajo del brazo aguantan 6 meses de negativas hasta que Hispavox les ficha en 1987 para editar Obsesión. Casi dos años más tarde de ganar el concurso Villa de Madrid consiguen publicar su disco. No era un buen momento, Barón y Obús empezaban su declive, Panzer y Santa abandonaban. Cientos de bandas lo intentaron en la misma época y se quedaron en el camino. Pero eso no les pasó a Sangre Azul, que lograron auparse el éxito y lograron lo más difícil, mantenerse y superarse disco a disco hasta llegar a El Silencio de la Noche. Temas cañeros ('Abre Fuego', 'A Golpes de Rock', 'Solo Rock & Roll'), estribillos pegadizos ('Piel de Serpiente', 'Cien Años de Amor') y baladones como 'No Puedo Estar sin Ti', que convierten al disco en uno de los mejores de la historia del heavy nacional. La misma receta de los anteriores discos que triunfa en todo el mundo mejor ejecutada que nunca. Carlos demuestra estar al nivel de John Sykes, C. C. de Ville o Phil Collen en la invención y ejecución de solos y riffs pegadizos.

A principios de los 90 el grunge se ganó el favor de los medios masivos, cada vez más influyentes, en detrimento del hard rock y el glam metal. En España, el éxito de Sangre Azul es un espejismo, pues el rock tira más hacia el rock transgresivo y urbano de Extremo o Platero que hacia el Heavy. Los Sangre Azul supieron ver el cambio que se avecinaba y deciden separarse tras comprobar que la compañía no les dejaría abrir nuevos caminos. Se fueron justo después de su mejor disco y la gira más multitudinaria, dejando el mejor recuerdo posible a sus seguidores. Antes de dejarlo, grabaron un último disco siguiendo nuevos estilos que jamás vio la luz. Juanjo Melero se fue a EEUU y Carlos se dedicó a perfeccionar su técnica en otros estilos como el slide y aprender a tocar la pedal guitar o la mandolina. Además comienza a dar clases como profesor de guitarra. Y es entonces cuando Carlos comienza su aventura más personal como guitarrista y productor de Quique González.

A mediados de los 90 comienzan a surgir en los circuitos de cantautores de Madrid (locales como El Rincón del Arte Nuevo, Libertad 8 o Buho Real) una nueva generación de músicos como Marta y Marilia (Ella Baila Sola), Tontxu, Javier Álvarez, Ismael Serrano, Rosana o Pedro Guerra, que comienzan a granjearse el favor del público y el apoyo de las radiofórmulas. En torno al 95-97 todos consiguen publicar álbumes de mucho éxito. La explicación puede darse en su edad, todos nacidos a principios de los 70. Sus padres eran todos de la generación de finales de los 60 y principios de los 70, por lo que la música que escuchaban (y por lo tanto también sus hijos) era la de los cantautores como Serrat o Llach. Además fueron muy jóvenes como para vivir musicalmente la movida. Cuando esta generación de músicos y de aficionados llegó a la mayoría de edad, el péndulo estilístico apuntaba a los 70 (igual que ahora apunta a los 80 y dentro de unos años lo hará a los 90 y el pop indie de entonces). El terreno estaba abonado para la aparición de nuevos cantautores. Y entonces aparece un cantautor diferente, Quique González, con su disco Personal. En lugar de melodías de guitarra acústica aparece un álbum dominado por guitarras eléctricas e incluso slide guitar, puro sonido Rock.¿De dónde salía este chico?, ¿por qué hacía rock cuándo lo que se vendía era el pop melódico?. Era mucho más Dylan de Desire que de Freewheelin, más Tom Petty que Silvio, más Bukowski que Serrat. El secreto estaba en quien acompañaba a Quique, que era ni más ni menos que el guitarrista de Heavy Carlos Raya. ¿Cómo se encontraron un ex heavy y un cantautor?.

Como muchos músicos, tras dejar la banda Carlos se convirtió en maestro de guitarra. Pero en lugar de un seguidor de Steve Vai, le llega un chaval recién llegado de Londres con ganas de hacer Rock&Roll pero con letras propias basadas en sus vivencias, alejadas de las formas del hard rock ochenteno y más cercanas en tono a los Miller o Bukowski. Carlos no sólo le enseña a perfeccionar su técnica guitarrera, además le produce un álbum que sería editado por Polygram. Pero Quique ha quedado entre dos aguas, ni es rock transgresivo ni pop como el predominante en la época y le terminan cortando el contrato. Entonces Carlos se convierte en el apoyo de Quique. Raya se convierte en un músico más de la banda de Quique que no para de dar conciertos en el fiel circuito madrileño, invirtiendo el dinero en un nuevo disco producido en casa del propio Carlos Raya. Y de nuevo, como en los tiempos de Sangre Azul, Quique va con el disco bajo el brazo hasta que de nuevo Polydor edita Salitre 48. Más acústico que Personal, se nota el toque a la guitarra de Carlos en temas como Jukebox o 39 grados. Lo que está claro es que sin el apoyo de Carlos para tocar y para grabar con sus propios recursos, Quique no hubiera podido grabar el disco cuando ninguna discográfica quería apostar por él adelantando dinero para grabar. Pero de nuevo el disco tiene mal acogida y Quique es cortado por su discográfica.

Siguiendo la tónica, Carlos va grabando el nuevo disco de Quique y tocando en su banda, siempre en segundo plano pero aportando su maestría a la guitarra. Pero en el 2001 recibe la llamada de Antonio Vega, Basilio Martí y Nacho Béjar para participar en De un Lugar Perdido, una joya más en la carrera de Antonio. Y cuando Béjar deja de actuar con Antonio, Carlos pasa a actuar en directo en uno de los mejores momentos musicales de Antonio, que con Raya ganaba en versatilidad. Para el recuerdo el concierto Básico de Antonio con Carlos a todo lo que tenga 6 cuerdas.

Además, el encuentro Vega-Raya sirve para que Basilio Martí, el teclista de Antonio, participe en el siguiente disco de Quique González, Pájaros Mojados, publicado con Universal.

Peleando a la contra, y hasta aquí llega Quique con las multinacionales, tras un tercer fracaso de ventas decide crear su propia discográfica, Varsovia!!! Records. Ahora el dinero en el estudio no sería amortizado por la multinacional, hay que jugársela. Y Carlos Raya había demostrado su valía como músico junto a Antonio, demostrando su enorme evolución desde los tiempos de Sangre Azul y que se amoldaba a cualquier grupo. Además, había recibido la llamada de su amigo Carlos Tarque de M Clan con la difícil misión de sustituir a Santi Campillo. Raya y Tarque se conocían y habían tocado ya juntos en locales pequeños de Madrid haciendo versiones de clásicos de los 70. Trabajar con Quique González no aseguraba ni el éxito ni el dinero que tenía garantizado con M Clan y aún así Carlos optó por lo más difícil, compaginar ambas facetas, guitarra de M Clan además de guitarra y productor de Quique. Carlos debuta con M Clan en 2002 con Defectos Personales, y con Quique graba Kamikazes Enamorados en 2003, destacando sus toques con la slide guitar, de la que se ha convertido en todo un maestro. Sus conciertos con M Clan le acaban alejando de los directos de Quique, aunque sigue tocando con él cuando puede y siempre ayudando en producción y grabación. Así llegan Sopa Fría (2004) con M Clan y La Noche Americana (2005) de González, de nuevo dos discos de puro rock. Carlos ha encajado perfectamente con los murcianos y hasta los más acérrimos de Campillo reconocen el buen hacer de Carlos Raya a la guitarra.

2006 es un año de grandes cambios para Carlos Raya, su regreso al estrellato. Participa y codirige el disco en directo de Quique González, Ajuste de Cuentas para Dro, primer éxito de ventas de González y además acepta un nuevo reto, convertirse en el guitarrista de Fito y Fitipaldis. Con 'Por la Boca Vive el Pez', Fito consigue lo que siempre se le había negado, el éxito de ventas. Y podemos decir lo que queramos los seguidores de Platero respecto al cambio de estilo, pero Fito no ha hecho concesiones, ha cambiado el rock transgresivo por un estilo más cercano a los purismos. En sus discos hay temas de puro blues, swing o hasta rockabilly en lugar del rock más duro de Platero y jamás se le podrá decir que vende por su imagen, porque es la misma. Simplemente por una vez, el chip de las masas parece haberse sincronizado con la buena música. Y para hacerla, Fito contacta con Carlos Raya para sustituir a Bátiz. Hacía falta un guitarrista versátil y pocos hay que como Carlos, lo mismo haga un blues con la slide que un riff con distorsión con la telecaster o un punteo con la mandolina… Con Carlos se embarca en su gira más multitudinaria, ampliando fechas y locales de cada vez más aforo mientras las ventas no paran. Carlos logra así volver a sus días de esplendor de Sangre Azul, cumpliendo como siempre aunque ahora no sea el foco de atención en detrimento de Fito. Más de un año y medio de gira que finaliza junto a Calamaro en los conciertos más multitudinaros del rock español hasta que Extremo regresó en 2008. Pero Carlos no olvida a sus amigos y aunque no formaba parte de la banda, se convierte en productor de M Clan y sus Memorias de un Espantapájaros, cuando los murcianos buscan un sonido más parecido a sus raíces setenteras que a los manejos de Alejo Stivel. Y claro, que Quique fuera telonero de Fito en la última parte de su gira antes de unirse a Calamaro también tendría mucho que ver con Carlos Raya. Colaboraciones con su amigo y excompañero de Sangre, Juanjo Melero, participaciones junto a Fito con Los Secretos, componer el nuevo single de Miguel Ríos, Memorias de la Carretera, 2008... ha sido el año de Carlos.

¿Y el futuro?. Seguro que le veremos en colaboración de Quique González en futuros discos, lo próximo de Fito, ojalá que algo en solitario, queda mucha música en Carlos. Sustituir con acierto y aceptación por parte de los fans a Campillo y Bátiz no era tarea fácil, apostar contra viento y marea por Quique tampoco lo hace cualquiera, y ser considerado uno de los mejores guitarristas por seguidores de todos los estilos es algo al alcance de muy pocos.


Antonio Gutiérrez
Publicado por Rock Style el 11 de diciembre de 2008

La Típica 73, salsa con mucho fundamento
Grupo de la Semana
+ info de El Gran Combo de Puerto Rico en AudioKat...El Gran Combo
Latino (Salsa)
252 semanas
149 veces #1
Compartir
facebooktwitteremail
Me gusta
Promoción | Publicidad | Más Servicios...AudioKat · RDG, 2002-2021 · (CC)
93.785.611 visitas
Webs Amigas | Somos | Contacto...