AudioKat utiliza cookies propias y de terceros por tres motivos principales: mejorar su expericencia como usuario, realizar estadística de acceso a este sitio web y gestionar la publicidad. Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en su navegador y facilitan la interactividad con los distintos sitios web que visita. Si pulsa en 'Aceptar' entenderemos que ya ha sido informado y dejaremos de mostrarle este mensaje de advertencia.

Aceptar

AudioKat. Logo
                     
Los conciertos de AudioKat…
Artista DestaKado
Dani Txarnego —> DestaKado en AudioKat...
Zona TV de Dani Txarnego...
Dani Txarnego
DestaKadosConciertosNoticiasZona TV+ RecursosInicio

click para cerrar...
(ampliar foto...)
Conciertos
Silvio Rodríguez
InformaciónBiografíaDiscografíaConciertosZona TV
Biografía

«Hay hombres que luchan un día y son buenos.
Hay otros que luchan un año y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles
»
Bertolt Brecht

Silvio Rodríguez es un personaje particular. Es un artista, pero no le gusta hablar de su vida, de sus cosas, de lo que hace o deja de hacer; es un revolucionario, de la música, de la patria, de sus convicciones; es un cantautor, reconocido, admirado, querido, rechazado y odiado de vez en cuando; es padre de cinco hijos, es dibujante y fotógrafo, es diputado, es cubano, es hombre.

Silvio nació en un pueblo cubano llamado San Antonio de los Baños, un 29 de noviembre de 1946. Allí transcurrieron los primeros años de su vida, a 26 kilómetros de La Habana, escuchando los sones y boleros de su madre, con un tío que le cantaba rumbas al pie de la cuna y una abuela que lo dormía con la música que salía de la radio.

La primera vez que Silvio cantó en público fue en un concurso de la isla llamado Buscando Estrellas. Cantó un bolero llamado "Viajera" y todos quedaron maravillados ante el talento del pequeño. Su primer instrumento fue una tumbadora, regalo de un tío.

Su padre, Dagoberto Rodríguez, era agricultor en San Antonio y buscando un futuro más promisorio en la Cuba de finales de los 40, se fue a la capital y montó un negocio: Tapicerías El Sueño. Eventualmente la familia se mudó a La Habana y Silvio siguió cantando, participó en un concurso de radio con una canción en inglés y ganó un pastel y diez pesos.

A los siete años comenzó a estudiar piano, sus aptitudes musicales sorprendieron a la maestra, quien insistió en que el jovencito debía recibir clases a diario. Fue el primero de su clase, pero él deseaba correr en las calles con sus amigos. Corría el año 1953 en Cuba, un tal Fidel Castro intentó atacar el Cuartel Moncada, en Santiago y llamaba a la nación a un levantamiento en contra de Fulgencio Batista.

Dagoberto le inculcó a Silvio el gusto por la lectura. Le leía poemas de Rubén Darío, fábulas de Esopo, ciencia ficción. Le mandó a hacer una guitarra de formica, para que jugara a ser Elvis Presley. Los días del cantautor transcurrían entre La Habana y San Antonio de los Baños; los juegos y la música, su familia y sus amigos. Mientras tanto, los nombres de dos guerrilleros comenzaban a ser escuchados por un pueblo cubano que moría de hambre: el Che Guevara y Fidel Castro.

Silvio tenía 12 años cuando Fidel y el Che Guevara salieron de la montaña y entraron a Cuba. Vivía en La Habana con sus padres y su abuelo le contaba sobre Martí, los soldados y la revolución, de la que ha dicho en alguna entrevista: "la revolución, como se sabe, no es sólo asunto de convicciones sino también de fe".

En el bachillerato, estudiaba de noche y de día participaba en actividades políticas. Así, Silvio formó parte de la Juventud Socialista de San Antonio y a la Asociación de Jóvenes Rebeldes. Eran tiempos violentos y llenos de tensión, Cuba se había aliado con Rusia y Estados Unidos sobrevolaba la isla.

Los padres de Rodríguez se separaron antes de la Revolución. Argelia, la madre, se volvió a casar y montó en su nueva casa una peluquería. Silvio, muy tímido, se escondía debajo de la cama cuando su hogar se llenaba de mujeres. Fue por esa época que comenzó su afición por la música clásica, pasión que todavía conserva hoy. Alguna vez dijo que soñaba con una máquina del tiempo que lo pudiera transportar unos años antes del nacimiento de Bach, para poder cometer un fraude y presentar su obra como propia.

En la adolescencia se escapaba a la biblioteca y escuchaba música. Boleros de Vicentico Valdés, baladas de Paul Anka, Los Cinco Latinos, Charles Aznavour, Barbarito Diez, Sindo Garay, María Teresa Vera, Doménico Modugno, Johny Mathis, Tchaikovsky y una lista extensa. Pero sus influencias artísticas no fueron sólo musicales, el cine, el arte y la literatura también se mezclaron en su sangre y alma para dar paso a su estilo particular de componer y cantar.

En 1961, luego de que John Kennedy fuese nombrado Presidente de Estados Unidos, un plan de invasión puso en jaque a Cuba. El pueblo de Fidel Castro se armó y comenzaron a combatir.

Soldados norteamericanos llegaron a Bahía Cochinos, Playa Girón y Playa Larga. La lucha cesó en abril. Los cubanos se proclaman ganadores de este encuentro. Silvio, a sus 15 años, participó en brigadas de alfabetización, pero tuvo que volver a casa de su madre cuando se quemó con una planta venenosa.

A su regreso, el dibujo comenzó a formar parte de sus días. Por sugerencia del padre, contactó a la revista Mella y trabajó con ellos. Pintaba una historieta con toques políticos llamada "El Hueco"; además, diagramaba y diseñaba. Como pago por este trabajo, recibía libros.

En la isla el ambiente seguía caldeado, la fricción con Estados Unidos era cada vez mayor e incluso en 1962 hubo temor por una posible guerra nuclear. En la cocina de Silvio Rodríguez, éste pintó un retrato de Fidel tamaño natural, siguió con el piano y con el arte, hasta que fue llamado a formar parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Fue por su participación en el ejército que tuvo que cambiar de instrumento. La guitarra lo acompañó en su paso por el servicio militar. "Me encontré con la guitarra y fue más fuerte, fue como una fascinación, como un virus, como una enfermedad, como una plaga que me cayó, una cosa arrasadora", dice el cantautor.

En el campo militar tuvo que luchar con la rigidez de los horarios. Quería participar en la unidad de paracaidismo, pero su constitución física lo apartó de esta área y terminó como telegrafista. Durante los tres años que duró su paso por el servicio, comenzó a componer canciones. Tocaba la guitarra hasta la madrugada e incluso participó en algunos festivales de las FAR.

En esa misma época conoció a un alma gemela, una mujer que se convirtió en su otro yo, que le regaló su primer libro de Vallejo, que amaba la lectura y la literatura tanto como él. Emilia se llama ella. Emilia, la misma a la que Silvio le compuso Ojalá, entre otras.

Al salir del servicio lo invitaron a un programa de televisión llamado "Música y estrellas". A pesar de su negativa a aparecer en este medio, se presentó un nervioso Silvio con la guitarra y su voz. Así, comenzó a tocar, a cantar para el público y a ser conocido en su Cuba natal.

Continúa su lucha con las FAR. Estuvo en Angola y conoció a Pablo Milanés, se hicieron amigos desde entonces. A los 23 años parte en un barco llamado "Playa Girón", allí estuvo por cuatro meses, tiempo que le sirvió para componer más de 60 canciones, entre las que se encuentran: Al final de este viaje en la vida, Ojalá, Resumen de Noticias, El rey de las flores, entre otras. Estas melodías fueron agrupadas en un libro llamado "Canciones del mar".

En 1972, participó en un festival de jóvenes cantautores en Manzanillo. Los participantes fundaron el Movimiento de la Nueva Trova, que no fue más que una necesidad de apoyar encuentros musicales, en los que participaban artistas de todas las edades, formas y colores, pues lo más importante siempre fue eso, la música, el encuentro, las palabras, las letras, las melodías. El MNT se disolvió hace algunos años.

Su primer disco se llamó "Días y Flores" y salió al mercado en 1975. Desde ese momento comenzó a dar vueltas por el mundo con su guitarra como acompañante. Sus nervios antes de salir a un escenario también han viajado con él, así como la pluma de la composición, los recuerdos de Cuba, los amores y los amigos.

"Cuando digo futuro", "Al final de este viaje", "Mujeres", "Rabo de nube" y "Unicornio", siguieron a la primera producción. Desde 1977 hasta 1982 la carrera de Silvio caminaba en ascenso.

Muchas canciones, mucha guitarra, muchos viajes, muchos amores, presentaciones, conciertos, idas y vueltas. Y Silvio convertido en lo que le gusta, en un trovador.

En 1983 hizo una serie de tres discos llamada "Tríptico", lo que a su juicio respondió a la realización de una suerte de inventario de las diferentes maneras que tenía en ese momento el artista de abordar una canción, muchas poéticas, diferentes estilos, tendencias variadas. Luego vino su unión a la agrupación "Afrocuba", con quienes realizó "Causas y azares", "Memorias" y "Oh Melancolía", discos caracterizados por una sonoridad y una gran riqueza orquestal.

En el 92, grabó "Silvio", una producción que marca su regreso a la grabación con guitarra y voz. Menos instrumentos, más trova, más acústica, más cuerdas. A pesar de ello, Rodríguez ha dicho que jamás ha dejado a un lado a su guitarra amiga, pues aunque lo acompañe una orquesta, la canción siempre nace desde lo más profundo de las cuerdas. Primero música y luego canción. Siguieron "Rodríguez" y "Domínguez", producciones todas ideadas e interpretadas por él, con la participación de algún amigo y con mucho experimento.

"Mariposas", de 1999, es su trabajo más reciente. Fue concebido como si fuera música de cámara, las guitarras guían el trabajo. El título del disco proviene de una leyenda que dice que las almas de los guerreros aztecas regresaban de las batallas en forma de mariposas para embellecer las vidas de los humanos. En esta producción se incluye el tema "Días y Flores", de su primer álbum, pues Rodríguez pensó que podría hacer una mejor versión que la original.

Con la idea de preservar las canciones de él y de otros, surgió la idea de crear un estudio de grabación en Cuba. Así que le planteó al gobierno la posibilidad de utilizar las ganancias de sus conciertos para este fin. Comenzó la construcción a finales de los noventa, pero los planes de detuvieron. Entonces el presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión puso a su disposición una casa y allí construyó el estudio "Ojalá". La principal función de este proyecto es proteger y divulgar la cultura; por ejemplo, editaron la discografía de Silvio y las ganancias de este producto han sido destinadas a la cultura cubana.

Se hizo una convocatoria en Cuba para que todo el país tuviera representación en el parlamento. Gracias a las votaciones populares, Silvio ganó un puesto, fue elegido como diputado, y en este sentido aclara: "Ser diputado para mí es acudir a un llamado de la patria y no convertirme en un político".

Sus días transcurren entre la política, las canciones y sus fotografías. Se hace el desayuno, lee durante una hora (por lo menos) todos los días, se queda en casa o va a la oficina. Todavía suele viajar a San Antonio de los Baños, toma una lancha y cruza el río, llega a su pueblo y se reencuentra con las canciones de su infancia, con las calles por las que corría con los amigos, con él mismo.

Silvio se define como un obrero de la canción, con la salvedad de que estas melodías lo colocan ante un público y eso lo hace famoso. ¿Eso le importa? Poco, la verdad sea dicha. Prefiere ilusionarse con el hecho de que en el mundo haya menos injusticia e hipocresía, soñar que la gente se fije menos en lo banal y trabaje por lo que realmente es importante. No le preocupa la fama, ni la ropa que usa, no se considera un animal de escena, simplemente lleva la música dentro y un montón que letras que van formando las canciones que ha interpretado en el mundo entero.

Zona TV
Silvio Rodríguez (56 vídeos)
Compartir
facebooktwitteremail
Promoción | Publicidad | Más Servicios...AudioKat · RDG, 2002-2022 · (CC)
100.389.154 visitas
Webs Amigas | Somos | Contacto...