AudioKat utiliza cookies propias y de terceros por tres motivos principales: mejorar su expericencia como usuario, realizar estadística de acceso a este sitio web y gestionar la publicidad. Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en su navegador y facilitan la interactividad con los distintos sitios web que visita. Si pulsa en 'Aceptar' entenderemos que ya ha sido informado y dejaremos de mostrarle este mensaje de advertencia.

Aceptar

AudioKat. Logo
                     
Los conciertos de AudioKat…
Artista DestaKado
Shake! —> DestaKado en AudioKat...
Zona TV de Shake!...
Shake!
DestaKadosConciertosNoticiasZona TV+ RecursosInicio

click para cerrar...
(ampliar foto...)
Conciertos
Zona Disco
Carátula de 'Live at the Royal Albert Hall', Arctic Monkeys (2020)
Live at the Royal Albe
Arctic Monkeys
Steve Winwood
InformaciónBiografíaDiscografíaConciertosZona TV
Biografía

Músico británico, nacido en Birmingham, el 12 de mayo de 1948. Con su voz soul y de amplio registro, sus habilidades instrumentales y su talento meticuloso para la producción y la composición de letras, Steve Winwood ha sido durante mucho tiempo un músico entre músicos, un hombre cuya búsqueda de la perfección estética ha predominado sobre cualquier afán de escalar posiciones en las listas de éxitos. A pesar de ello, ha obtenido éxitos sustanciosos traducidos en discos de platino en Estados Unidos y hoy en día comparte un lucrativo hueco en el altar del mercado del rock para adultos internacional junto a Robert Palmer y Peter Gabriel.

Emprendió su carrera musical a edad muy temprana; con tan sólo 16 años ya formaba parte de The Spencer Davis Group, grupo formado en 1963 e integrado además por Spencer Davis (guitarra), Muff Winwood (bajo), y Pete York (batería), donde el propio Steve cantaba y tocaba la guitarra y los teclados. El grupo fue apadrinado por Chris Blackwell, propietario de la por aquel entonces joven compañía discográfica Island Records. Aunque era Spencer Davis el que lideraba el grupo hasta el punto de haberlo bautizado con su nombre, lo cierto es que el éxito de la formación se debió fuera de toda duda al prodigioso talento de Winwood, cuya voz aguda y cortante sobresalía a través de una serie de temas de carácter rhythm & blues, con toque británico. El grupo disfrutó de una breve racha de éxitos en el Reino Unido, con los temas Keep on Running (número uno en enero de 1966), Somebody Help Me (número uno en 1966), Gimme Some Loving (número dos en 1966) y I'm a Man (1967), pero Winwood decidió entonces abandonar el grupo para integrarse en Traffic y, aunque Davis reclutó a diversos sustitutos, sin Winwood el grupo se vino abajo rápidamente. (Existe una recopilación del trabajo de esta banda, The Best of the Spencer Davis Group, editada en 1986, que recoge temas de sus dos primeros álbumes: The First LP y The Second LP, ambos de 1966).

En 1967, como ya se ha mencionado, se formó Traffic, grupo integrado por Jim Capaldi (batería), Dave Mason (guitarra y bajo), Chris Wood (flauta y saxofón) y el propio Winwood (voz, teclados y guitarra). La mejor posición que este grupo consiguió en las listas fue el número cinco en Estados Unidos, con su elepé John Barleycorn Must Die (1970). Traffic representaba uno de los mejores y más nobles capítulos del sueño hippy británico. Tal y como Winwood afirmaba en la revista Musician en 1982, Traffic fue el resultado del deseo de hacer un tipo de rock'n'roll exclusivamente británico que incorporara el legado de la música tradicional y que a la vez sentara nuevos fundamentos desde un punto de vista artístico. En cierto sentido, lograron este objetivo con su exclusiva versión bucólica de rock psicodélico inglés, pero la verdad es que la historia no ha juzgado su música con amabilidad. Su primer álbum, Mr. Fantasy, editado en 1967, es tal vez el mejor de la banda. Tiene un carácter suavemente experimental y combina el componente psicodélico (Heaven is in Your Mind, Berkshire Poppies, Coloured Rain) con una fuerte vena soul ejecutada magistralmente por Winwood, especialmente en la balada No Face, No Name, No Number y en el tema que da título al disco. Sin embargo, tanto por el tipo de música como por la extraña combinación de personalidades que integraba, el grupo estaba abocado al fracaso y, de hecho, se disolvió en 1974. (En 1991 vio la luz una recopilación de veintiséis temas en dos CDs, Smiling Phases, que recoge los mejores trabajos del grupo).

A estas alturas de su carrera, cuando contaba con apenas 21 años, Winwood ya se había hecho con un nombre respetable en el mercado del rock, y tras un amago de formar un nuevo grupo (Blind Faith), frustrado casi al tiempo de nacer, el músico británico decidió emprender su carrera en solitario, carrera que se ha venido desarrollando a un ritmo considerablemente más lento que el de sus primeros años, ya que ha dado como fruto la cifra de sólo nueve álbumes desde 1974. El primero de ellos, titulado simplemente Steve Winwood, vio la luz en 1977 y puede considerarse bastante mediocre. Pero el segundo, Arc of a Diver (1981), es una colección de sonido moderno, aunque tal vez demasiado fría, formal, que de cualquier forma dio la talla, especialmente en América, donde alcanzó el número tres de las listas. Producido, diseñado y ejecutado en su totalidad por el propio Winwood, uno de sus singles, While You See a Chance, logró también colocarse en el Top 10 estadounidense.

Al año siguiente, en 1982, se editó Talking Back to the Night, álbum grabado y producido del mismo modo, en el que Winwood hace un uso innovador de la entonces emergente tecnología de sintetizadores Moog. Los resultados fueron similares a los de la entrega anterior, aunque quizás menos espectaculares. El tema más logrado, Valerie, gozó de un éxito limitado como single, pero su versión remix (editada en 1987 en un recopilatorio titulado Chronicles) se convirtió en un gran éxito. Estos dos últimos álbumes contaron con la colaboración de Will Jennings en la composición de las letras, un profesor de inglés de Texas que se convirtió en un protagonista en la sombra, de la misma forma que Bernie Taupin con respecto a Elton John.

Fue necesario esperar hasta 1986 para tener un nuevo álbum de este autor en el mercado. Back in the High Life, fue el álbum que imprimió definitivamte un sello oficial de calidad a los logros de toda su carrera. Se trata de un conjunto de elegancia superlativa que fue triple platino en Estados Unidos (tres millones de copias vendidas). Incluía el single Higher Love, con el que se colocó en el número uno de las listas de singles y le valió un Grammy al mejor cantante masculino de 1986. Al año siguiente se editó Chronicles, una recopilación un tanto prematura, editada a toda prisa después de que Winwood abandonara el barco de Island Records. Incluye pocos temas de éxito: tan sólo Higher Love, While You See a Chance y la versión remix de Valerie. Los temas que dan título a sus tres álbumes precedentes aportan un aire de familiaridad al conjunto, y el resto (Wake Me Up on Judgement Day, Help Me Angel, My Love's Leavin' y Spanish Dancer), a pesar de que dan buena cuenta de la refinada sensibilidad musical de Winwood, carecen de las cimas de excitación o de nostalgia que se podrían esperar en un trabajo retrospectivo de este tipo. De cualquier forma, el álbum cumple la función de introducción a la carrera de Winwood para una nutrida audiencia de finales de los ochenta que, de otra forma, no habría tenido posibilidad de escuchar sus primeras entregas.

En 1988 llegó por fin su primer número uno en las listas estadounidenses de elepés: Roll With It, quinto álbum de Winwood en solitario. Su título ya sugiere un cálido y distendido ambiente que se ve confirmado por el tono relajado de las canciones que lo integran. Es una producción menos elaborada en estudio que sus predecesoras, en la cual se mezcla una suerte de retro-rock influido por Stax con diversas baladas de carácter sensual. Mientras que los primeros álbumes de Winwood tendían a estar dominados por los sintetizadores, en el tema que da título a este disco puede apreciarse el sonido anticuado del órgano Hammond y una sección de metal, cortesía de The Memphis Horns, que también aparece en otras tres canciones. La vertiginosa melodía y el back-beat de Dancing Shoes es característico de este álbum, más variopinto que todos los discos anteriores de Winwood puestos juntos.

El siguiente álbum, Refugees of the Heart, apareció en 1990 como una continuación más bien pobre del éxito de ventas de Roll With It. Fue tachado de "aburrido, privado de chispa e ingenio" por la crítica, y lo cierto es que el material que incluye suena de lo más manido, especialmente el tema Come Out and Dance, que guarda sospechosas semejanzas con Sledgehammer, de Peter Gabriel. Tras este poco afortunado trabajo, salió al mercado en 1991 otra recopilación, titulada Keep on Running, que incluye temas de The Spencer Davis Group, Traffic, Blind Faith y un par de canciones del primer álbum de Winwood en solitario.

En marzo de 2004 publicó About Time, un disco en el que él mismo reconoció haber mezclado "diferentes sabores musicales".


Fuente: Texto extraído de www.mcnbiografias.com

La Típica 73, salsa con mucho fundamento
Promoción | Publicidad | Más Servicios...AudioKat · RDG, 2002-2021 · (CC)
93.759.893 visitas
Webs Amigas | Somos | Contacto...