AudioKat utiliza cookies propias y de terceros por tres motivos principales: mejorar su expericencia como usuario, realizar estadística de acceso a este sitio web y gestionar la publicidad. Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en su navegador y facilitan la interactividad con los distintos sitios web que visita. Si pulsa en 'Aceptar' entenderemos que ya ha sido informado y dejaremos de mostrarle este mensaje de advertencia.

Aceptar

AudioKat. Logo
                     
Los conciertos de AudioKat…
Artista DestaKado
Isabeles —> DestaKado en AudioKat...
Zona TV de Isabeles...
Isabeles
DestaKadosConciertosNoticiasZona TV+ RecursosInicio

Gulliver. La semilla, las maracas y el yoyo de Teresa, ampliar
La agenda de conciertos de AudioKat…
Los sesenta años de trayectoria de Roberto Roena
El Azogue, el esperadísimo nuevo disco de Marea
The Kinks, la consagración de unos outsiders de lujo
Beneath the Eyrie, la última entrega de Pixies
El Kanka, el más rumbero de los cantautores
La Típica 73, salsa con mucho fundamento
Albert Pla, mucho #Miedo
Paraísos Mejores, lo último de Javier Ruibal
Gecko Turner, un sonido particular e impredecible
Noticias
Gulliver. La semilla, las maracas y el yoyo de Teresa
Tras la huella de una rumba muy popular, en busca de su origen y posibles conexiones
domingo, 28 de agosto de 2016
Gulliver. La semilla, las maracas y el yoyo de Teresa...
No recuerdo de cuando me viene la pasión por la rumba, ese ritmo tan promiscuo que no atiende a normas ni definiciones académicas, que no entiende de fronteras ni ataduras, que de tanto rodar se ha dotado de una riqueza y una diversidad que sólo gozan los más carentes de prejuicios. Intrigado por dar con las claves que argumentan ese bagaje estilístico, me gusta dedicarme a indagar, porque decir investigar resultaría demasiado pretencioso. En esta ocasión, una consulta que me hizo mi buen amigo José Pantanito fue la excusa perfecta para ponerme a remover cielo y tierra en busca del origen de una canción y sus diversas conexiones con la música afrocaribeña.
Hace apenas unos días, mi amigo José Pantanito, que aparte de ser buen rumbero, es un melómano empedernido y disfruta atesorando discos de lo más variopinto, me salió al paso a través de las redes con la siguiente pregunta: «Alo, Rafa, de quien es ese tema que dice “cuidado con Tunipen, mi hermano...” y no me refiero al “marcha, marcha”, claro...». Jose sabe, por lo tanto, que el asunto viene de más lejos que el ya clásico “Marcha, Marcha” de Ramonet, que fue producido por el maestro Peret en 1991 tras el regreso de su retiro espiritual y que diez años más tarde se encargaría de popularizar Rosario Flores convirtiéndolo en todo un hit de la rumba catalana. Hasta tal punto fue así, que a Ramón Reyes se le quedó pequeño el nombre de Ramonet y la comunidad rumbera le otorgó el cariñoso apelativo de Ramonet el Marchoso.
Marcha, Marcha (PDI Rumbasa, 1991), Ramonet...
Marcha, Marcha (PDI Rumbasa, 1991) - Ramón Reyes "Ramonet" en directo
El caso es que para la composición de su famosa rumba, Ramonet tomó prestadas dos frases –tan sólo dos–, el resto es íntegramente de su autoría. Una es “cuidado con Tunipén, hermano...” y la otra “échale pepita a la maraca pa’ que suene...”. Si bien, en cada una de ellas cambia una de las palabras clave. Así, en lugar de “Tunipén”, es “Gulliver” o “Guliver” lo que casi siempre se ha dicho en otras versiones, y es “semilla” en lugar de “pepita” lo que habitualmente se le echa a la maraca. Muy posiblemente, esas variantes que introdujo Ramonet fueron intencionadas, dada la mala experiencia que tuvo con los derechos de autor en su primer EP de 1966. Según publicó el periodista J. M. Gómez “Gufi” en el obituario que le dedicó al artista a propósito de su deceso el 26 de enero de 2015, no le permitieron por aquel entonces firmar su “Bacalao Salao” porque Tito Rodríguez ya tenía una canción registrada con el mismo título, todo y que ambas son totalmente distintas. Es fácil imaginar que siempre le quedaría clavada la espinita de bacalao al bueno de Ramonet, pues de haber elegido otro título para su obra, seguramente no hubiera tenido problema alguno con los derechos.

Volviendo a la cuestión que planteaba José Pantanito, mi respuesta se refirió en un principio al tema que con el título de Gulliver grabó Ismael Rivera “Maelo” en su disco Controversia (Tico Records, 1969), el segundo que editó con sus Cachimbos, producido nada menos que por Tito Puente y dirigido por Charlie Palmieri, poca broma. En la galleta de la cara B de aquel álbum se puede leer, junto al título de Gulliver: Publisher’s Rights Reserved. La verdad es que a día hoy y tras haber escuchado unas cuantas versiones, sigo pensando que ésta es las más original de cuantas he podido escuchar, gracias sobre todo al increíble don que tenía Maelo para sonear. No en vano, Beny Moré lo bautizó como El Sonero Mayor.
Controversia (Tico Records, 1969), Gulliver, Ismael Rivera...
Controversia (Tico Records, 1969), Gulliver, Ismael Rivera
Poco más tarde, José me aclaró un poco más su consulta: «Es que tengo aquí un single de esos que se hacían de los tablaos flamencos y en una rumba flamenca que además no tiene ni título en un momento canta eso. ¿No hay versiones anteriores? ¿O se sabe algo de que fuera algo popular...?». Después me dio más datos del disco en cuestión –un disco raro de narices, por cierto– que acabé encontrando en algunas tiendas virtuales de segunda mano. Se trata de la referencia 17.324 de un sello francés llamado Panorama que calculamos se publicó en 1962. En la carátula aparecen los nombres de tres músicos al cante (J. Almaden / Pedro de Linarès / A. Romero) y tres a la guitarra (Chufa Chico / Eduardo Martínez / Ricardo Blasco) –típico– sin determinar cuál de ellos interpreta nuestro tema y de los cuales no tenemos información alguna.

Finalmente, José logró extraer el audio del vinilo y me lo envió por mensaje privado. Es un popurrí de tres rumbas clásicas de corte afroamericano pasadas por el oportuno tamiz flamenco. Una es Trópico, un porro colombiano de Luis Carlos Meyer que su compatriota Nelson Pinedo grabó para La Sonora Matancera; Peret también lo versionó con el título de Río Magdalena y lo grabó en su EP "Mi Bomba Sonó" (Discophon, 1965). En la segunda, a mitad de la canción aproximadamente, es donde se puede escuchar un particularísimo “Cuidado con Suripén, hermano...” y el consabido “Echale semilla a la maraca pa’ que suene...”. Por último, la tercera es Madalena –curiosa la conjunción–, un samba brasileño de Ayrton Amorim y Ary Macedo, auténtico bombazo del Carnaval de 1951 que recorrió toda América en la voz de la cantante de Sao Paolo Linda Batista; “Madalena” o “Magdalena” fue adaptada e interpretada por los más grandes de la música latina, como por ejemplo la Orquesta de Xavier Cugat, Beny Moré, Conjunto Casino, Pío Leyva e incluso la salsera Orquesta La Conspiración.
Espagne... Espagne... (Panorama, 1962), Rumbas Flamencas...
Espagne... Espagne... (Panorama, 1962), Rumbas Flamencas
Intrigado por el hallazgo de Jose, me puse a buscar en serio, motivado ahora más si cabe por las posibles conexiones que pudieran surgir y también por aquello que dicen los flamencólogos acerca de la rumba y sus continuos devaneos entre uno y otro lado del charco, partiendo de la base, como en un principio creía, que se trataba de un clásico popular de autor desconocido. Cabe añadir que desde un principio encontré la letra, con muy pocas variantes, en algunas páginas web, tanto españolas como de América Latina, donde se recopilan canciones populares a modo de cancioneros dirigidos a los típicos campamentos juveniles.

Hagamos un inciso para transcribir la letra de Gulliver más o menos como la mayoría la ha interpretado.
Cuidado con Guliver, hermano!
Cuidado con Guliver! (bis)

Mucho cuidado con Guliver
Con el gigante Guliver

Cuidado con Guliver, hermano!
Cuidado con Guliver! (bis)

Blancanieves y los siete enanos
Tengan cuidado con Guliver

Cuidado con Guliver, hermano!
Cuidado con Guliver! (bis)
Echale semilla a las maracas pa’ que suenen (bis)
Cha, cha, cha, cha-cha-cha
(bis)

Pídele prestado el yoyo a Teresa (bis)
Pídele prestado el yoyo
Pa’ jugar, pa’ jugar, pa’ jugar, pa’ jugar, pa’ jugar
(bis)

Sácale la punta al lapicero pa’ que pinte a Lola (bis 4x)

Cuidado con Guliver, hermano!
Cuidado con Guliver! (bis)
Al poco caí en la cuenta que el bueno de Maelo ya había participado en la grabación del mismo tema bajo las filas de su viejo camarada Rafael Cortijo, concretamente en el disco Invites You to Dance (Tropical Records, 1958), el primero de la discografía básica del legendario combo, con la producción del propio Cortijo y arreglos de Rafael Ithier. Ahora bien, la canción allí se tituló El Yoyo y las voces consisten en un juego coral de principio a fin, imaginamos que entre Ismael Rivera, Eddie “la Bala” Pérez con su inconfundible falsete y probablemente Sammy Ayala.
Invites You to Dance (Tropical Records, 1958), trasera CD...
Invites You to Dance, Rafael Cortijo y su Conjunto (trasera CD) - El Yoyo (directo)
Una reedición en CD de 1997 ha sido fundamental para desvelar más datos acerca de este disco. Por lo visto el material sonoro se registró en distintas sesiones fechadas entre junio de 1955 y abril de 1957. El Yoyo en concreto, etiquetada como mambo, se grabó el 23 de abril de 1957. Y otro dato importante, aparece acreditada a nombre de Antonio Sánchez Reyes “Musiquita”, pianista, violinista y compositor que tocó con Arcaño y sus Maravillas, la Orquesta América y Fajardo y sus Estrellas, tres de las más importantes orquestas cubanas desde los años ’30 a los ‘50. Sin embargo, no he sido capaz de localizar Gulliver ni nada que se le parezca en el repertorio de ninguna de ellas.

Otro músico excepcional que interpretó nuestra canción y la integró en su repertorio fue Armando Oréfiche (1911-2000), considerado como uno de los principales difusores de la música cubana por medio mundo. El que fuera pianista, director y compositor, primero de la Lecuona Cuban Boys (de 1931 a 1946) y también de su propia orquesta, los Havana Cuban Boys desde 1947, realizó numerosas giras por España y buena parte de Europa antes y después de la Segunda Guerra Mundial. Con el título de “Gulliver (El Yoyo de Teresa)”, el tema aparece en la cara B del disco Armando Orefiche and his Havana Cuban Boys (Montilla Records, 1957), acreditado a Chapuseaux y Damirón, que a continuación veremos quiénes eran. Por lo visto, este disco fue grabado en el Cabaret Villa Rosa de Madrid en 1955 y es de suponer que más tarde la cinta fue llevada a Nueva York para su posterior lanzamiento. Fernando J. Montilla, de origen puertorriqueño, se especializó en la publicación, entre otros, de piezas españolas de la zarzuela y el flamenco, como Alfredo Kraus o Sabicas.
Armando Oréfiche and his Havana Cuban Boys (Montilla Records, 1957), carátula... Armando Oréfiche and his Havana Cuban Boys (Montilla Records, 1957), galleta cara B...
Armando Oréfiche and his Havana Cuban Boys (Montilla Records, 1957) - Gulliver (El Yoyo...)
Y llegamos por fin a la persona que ostenta la autoría de la canción. Frank Simó Damirón (1908-1992), pianista y compositor dominicano, formó pareja artística desde muy joven con el cantante José Ernesto Chapuseaux, también conocido como Negrito Chapuseaux, aunque no era negro sino blanco. Ambos contribuyeron, junto al también dominicano Billo Frómeta, a la fundación de la Billo’s Caracas Boys. A Damirón se le atribuye la incorporación del piano al merengue, siendo autor de unas trescientas obras, entre las que destacan algunas como “Dolorita”, “La Empalizá” o “La Maricutana”. Entre ellas se encuentra el tema que nos ocupa, “Gulliver (El Yoyo)”, que etiquetado normalmente como guaracha-mambo, hemos localizado en alguno de los 65 discos que por lo visto grabó, aunque no hemos podido determinar la fecha de publicación de los mismos. Eso sí, la canción o al menos la música, se encuentra registrada a su nombre; lo hemos podido constatar en el Catalog of Copyright Entries de The Library of Congres de Washington. La letra, en algunos discos y otros registros, se le acredita siempre a J.E. Chapuseaux.

Curiosamente, la fecha de registro del copyright de Damirón es 9 de mayo de 1958, algún tiempo después que otras grabaciones que hemos analizado por aquí, como la de Rafael Cortijo (23/abril/1957) o la de Armando Oréfiche (1955). Bien pudiera ser que Damirón tardara algo más de la cuenta en registrar convenientemente su obra. No olvidemos que en el disco de Oréfiche, publicado tres años antes, se le atribuye a él. Lo que continúa siendo un misterio es la supuesta autoría de Antonio Sánchez “Musiquita”, tal y como aparecía en el disco de Cortijo.
Chapuseaux y Damiron con su Conjunto, carátula... Chapuseaux y Damiron con su Conjunto, Copyright...
Chapuseaux y Damiron con su Conjunto - Registro del Copyright (1958) - Ver vídeo...
Pero aún hay más. Continuando con las indagaciones, localicé al famoso Gulliver en una película estrenada en 1953. Se trata de El mariachi desconocido, también conocida como “Tin Tan en La Habana”, una coproducción cubano-mexicana dirigida por el mexicano Gilberto Martínez Solares y protagonizada por el actor cómico Germán "Tin Tan" Valdés y la vedette cubana Rosita Fornés, de padres españoles, por cierto. Hay una escena de la película donde Rosita Fornés aparece en escena cantando y bailando “Juana Bacallao”, la guaracha de Obdulio Morales que en la película es interpretada por la orquesta a ritmo de mambo. De repente irrumpe sobre el escenario Tin Tan, que huye perseguido por unos matones. Es justo en ese momento cuando comienza el número, donde no faltan las oportunas alusiones a Gulliver, a las semillas, las maracas y al yoyo de Teresa. Repasando los créditos de la película, aparece el compositor mexicano Manuel Esperón como responsable de la banda sonora y una breve relación de algunos números que se interpretan, como el bolero “Piel Canela”, de Bobby Capó, pero lamentablemente, ni rastro de Gulliver.
El Mariachi Desconocido (1953), cartela...
El Mariachi Desconocido (1953), cartel - Juana Bacallao y Gulliver
Hemos obviado en este artículo otras versiones como “El Yoyo” de Wayne Gorbea, del año 2000 y arreglos salseros al uso, que aun siendo la más popular, no aporta nada nuevo. Lo mismo haremos con otras canciones que, aunque muy célebres, no reproducen íntegramente la letra que nos ocupa y de las que tanto se ha escrito ya. Tal es el caso de la expresión “Echale semilla a la maraca...”, tan recurrente en los tumbaos del cancionero popular afroantillano y que tuvo su máxima expresión en El Ratón, de Cheo Feliciano en tiempos de Joe Cuba Sextet, la correspondiente versión de Peret en Gato, reinventando la frase con su “Ponle la cejilla a la quitarra...”, Irakere, con su “Echale semilla a la maraca, yo si tengo el uno...”, el músico argentino Axel Krygier y su “Échale Semilla!”, etc.

Todo y que dimos con la autoría oficial de la canción, sigo teniendo dudas acerca del origen de la misma. Dejo por lo tanto la puerta abierta a cualquiera que pueda aportar más luz al asunto. Y ya lo saben, rumberos, tengan cuidado con Gulliver, con el gigante Gulliver!
 Dj Paio pa' Rumba
Promoción | Publicidad | Más Servicios...AudioKat · RDG, 2002-2020 · (CC)
91.165.850 visitas
Webs Amigas | Somos | Contacto...