AudioKat utiliza cookies propias y de terceros por tres motivos principales: mejorar su expericencia como usuario, realizar estadística de acceso a este sitio web y gestionar la publicidad. Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en su navegador y facilitan la interactividad con los distintos sitios web que visita. Si pulsa en 'Aceptar' entenderemos que ya ha sido informado y dejaremos de mostrarle este mensaje de advertencia.

Aceptar

AudioKat. Logo
                     
Los conciertos de AudioKat…
Artista DestaKado
Maui —> DestaKado en AudioKat...
Zona TV de Maui...
Maui
DestaKadosConciertosNoticiasZona TV+ RecursosInicio

Redescubriendo a los Angelitos Negros, ampliar
El Kanka, el más rumbero de los cantautores
La agenda de conciertos de AudioKat…
Alabama Shakes, Rock primigenio con destellos de Rhythm & Blues
Gecko Turner, un sonido particular e impredecible
La Típica 73, salsa con mucho fundamento
A propósito de Etta James (1938-2012)
Black Pumas, algo más que una revelación
The Kinks, la consagración de unos outsiders de lujo
El Azogue, el esperadísimo nuevo disco de Marea
Serrat, el cantautor más reconocido y estimado
Noticias
Redescubriendo a los Angelitos Negros
Alberto y Jorge Mena, dos cubanos que cantan como los ángeles
domingo, 12 de septiembre de 2021
Redescubriendo a los Angelitos Negros...
A menudo el azar te brinda sorpresas que ni siquiera internet, por mucho que indagues, es capaz de poner a tu alcance. Así fue como les conocimos, de pura casualidad. Los protagonistas de esta historia son Alberto y Jorge Mena, dos hermanos mellizos de origen cubano que atesoran voces prodigiosas forjadas en sus orígenes a golpe de changüí y adaptadas con el tiempo y sabiduría a todo tipo de ritmos latinos. A pesar de su explosivo lanzamiento en 1996, tanto en Cuba, gracias a Magic Music, la discográfica de Francis Cabezas, como en Barcelona, gracias al infatigable Abili Roma, el destino no les ha deparado toda la suerte que sin duda merecen. Alberto y Jorge son Angelitos Negros y esto es lo que sabemos de ellos.
Hace tan sólo unas semanas, mi mujer y yo nos permitimos el capricho de alojarnos en un hotel de Sant Carles de la Ràpita, en la comarca del Montsià, muy cerca de la desembocadura del río Ebro. Un buen lugar para tratar de paliar, al menos durante 4 días y tres noches, este caluroso verano. El anuncio que vimos en el vestíbulo para la noche del viernes, en un principio no logró entusiasmarnos. En el tablón de anuncios, un cartel anunciaba la actuación de Angelitos Negros, un dúo de origen cubano que por lo visto interpretaban todo tipo de ritmos latinos. No los conocíamos, pero pensé que siendo cubanos muy posiblemente serían buenos.

¿Que si son buenos? ¡Vaya si lo son!

En la piscina se había improvisado un sencillo escenario sin tarima alguna, y delante los camareros habían desplegado mesas y sillas suficientes para procurar tener al público sentado. Porque no nos olvidemos, con todo este jaleo del virus ¡no se puede bailar! Tuvimos la suerte de dar con una mesa libre y la verdad es que el espectáculo que se nos brindó, mereció mucho la pena.

Las primeras notas comenzaron a sonar a la hora prevista. Dos cantantes clavaditos como dos gotas de agua, provistos ambos de una voz prodigiosa y poco más aparte de unas maracas y algún otro artilugio de percusión. Cantaban sobre bases musicales pregrabadas que ellos mismos, uno u otro, iban pinchado desde sus portátiles. De hecho, lo que hacían no dejaba de ser un karaoke, pero vaya, ¡menudo karaoke!

Hicieron un repaso de buena parte de los éxitos –la mayoría latinos– de las últimas décadas. Un repertorio sabiamente adaptado a la audiencia que allí se congregaba, españoles en su mayoría y algún que otro francés. No faltaron, entre muchas otras, canciones de Juan Luis Guerra, Marc Anthony, José Luis Perales, Alaska y Dinarama, Juan Magán e incluso La Macarena... sí, confirmado, el celebérrimo tema de Los del Río todavía pone a la gente en pie... ¡ojo, peligro! Mención aparte merece la destacada interpretación de Granada, el clásico de Agustín Lara, donde se emplearon a fondo con un derroche lírico digno del mejor tenor.

La verdad es que disfrutamos de lo lindo. Lograron cautivar y alegrar la vida a todo aquel que tuvo la suerte de estar allí. Tanto es así que la gente que había optado por quedarse en su habitación, salía al balcón para bailar y corear las canciones… ¡poca broma!

Ya de vuelta a casa, me puse a indagar intrigado y ansioso por conocer algo más de aquellos dos tremendos cantantes, pero lo cierto es que, salvo las oportunas alusiones al célebre bolero que popularizó Antonio Machín, no encontré gran cosa. Eso sí, conseguí averiguar que se llaman Jorge y Alberto Mena, que son hermanos mellizos –no gemelos– y habían grabado en Barcelona un disco producido por Jaime Stinus hace ya unos cuantos años.

Angelitos Negros, foto contenido 01...

Casi no nos habíamos repuesto de aquello cuando quiso el azar que pocos días después volviéramos a coincidir con ellos. Esta vez fue en la costa del Maresme, unos 250 kms más arriba y de pura casualidad, pues nosotros no estábamos hospedados allí. Habíamos salido a dar una vuelta y al pasar por delante de uno de los muchos hoteles que por allí había, escuchamos Ayer la Vi interpretado por una voz que ya quisiera el bueno de Juan Magán. No lo pensamos dos veces, entramos y efectivamente, eran ellos. Bueno, en realidad esa noche ante el micrófono sólo estaba Alberto.

El hotel disponía de una amplia terraza y Alberto Mena era el auténtico responsable del buen rollo que allí reinaba. Muchos no podían evitar el desenfreno y salían a bailar a los pasillos. Una pareja de franceses, muy amables, nos invitaron a compartir su mesa. Alberto cantó dos o tres números más y el show llegó a su fin. ¡Lástima, deberíamos haber llegado antes!

Poco después, mientras intercambiábamos impresiones con nuestros anfitriones, mitad en francés, mitad en español, vi que Alberto pasaba a nuestro lado camino de la barra del bar. Me levanté y fui tras él. Le saludé efusivamente y le conté lo impresionados que estábamos y la buena sensación que nos habían causado. Se mostró agradecido y disculpó la ausencia de su hermano Jorge, que no había podido asistir por problemas con la garganta. Me dijo que él mismo también estaba tocado y creía no haber estado al nivel adecuado. Pues chico –le dije–, yo diría que no se ha notado en absoluto.

En esta ocasión, la intriga fue ya irresistible. Se me ocurrió preguntarle a mi gran amigo Abili Roma, profundo conocedor y amante como pocos de la música afrolatina. Además, ha sido un infatigable promotor y mánager de artistas, muchos de ellos llegados a Barcelona desde Cuba y el resto del Caribe. Abili lo tenía clarísimo:

– Si, Jorge y Alberto. Son buenísimos. Los traje de Cuba hace años, eran un quinteto. Ficharon por Magic Music, la discográfica de Francis Cabezas, con producción de Jaime Stinus. Hicieron un disco de pop, pero conmigo hacían son y changüí. Aquello fue en 1996.

El mestre Abili estaba en lo cierto. Alberto y Jorge son originarios de Guantánamo, localidad ubicada en la parte oriental de Cuba, de donde proceden ritmos ancestrales como el changüí o el son montuno. Si bien, damos fe de que dominan muchos otros ritmos caribeños, como la bachata, la guaracha y el bolero, además del pop y la salsa en general.

Amor x Amor, Angelitos Negros...

El primer disco de Angelitos Negros se tituló Amor x Amor y se graba en Barcelona para Magic Music, un sello independiente radicado en Cuba que fue de vital importancia en los años ’90 para el surgimiento y desarrollo de la timba; como dice la escritora Rosa Marquetti, la mal llamada “salsa cubana”. El propietario de Magic Music, Francis Cabezas Osuna, era cordobés de nacimiento y procedía de Sant Boi de Llobregat. A él se le debe el lanzamiento artístico de los hermanos Mena, a quienes descubrió en la Bodeguita del Medio, el popular restaurante habanero donde actuaban con regularidad. Francis Cabezas también grabó, entre muchos otros, los dos primeros discos de Lucrecia y otros tres de David Calzado y La Charanga Habanera, que alcanzaron grandes cuotas de popularidad en la isla.

El 26 de agosto de 1996, el crítico musical Mingus B. Formentor, que estuvo en La Habana como enviado especial para La Vanguardia, publicó un artículo donde narraba de forma detallada lo que aconteció en la isla antes y después de la grabación de aquel primer disco de Angelitos Negros.

Tiempo después, en marzo de 2017, Rosa Marquetti confirmaba los hechos y aportaba valiosos datos en Desmemoriados, su blog: «¿Se acuerdan de aquel tremendo suceso que fue la presentación en la discoteca Aché (hoy el Habana Café del Hotel Meliá Cohiba) del primer disco de Los Angelitos Negros, dos mellizos orientales, muy buenos cantantes, radicados primero en La Habana y luego en Barcelona, a partir del éxito relativo que conquistaron allí con aquel disco de Magic Music?». Según hemos podido averiguar, aquella presentación tuvo lugar los días 10 y 11 de agosto de 1996.

Las primeras actuaciones de Angelitos Negros en Barcelona datan del 22 al 27 de abril, coincidiendo probablemente con las fechas de grabación del disco. Los días 22, 24 y 25 tocan en la discoteca Antilla Cosmopolita, ubicada por aquel entonces en el número 244 de la calle Muntaner, donde Abili Roma fungía como director artístico. El 26 y 27 de abril hicieron lo propio en Tarantos, el histórico tablao flamenco de la Plaza Real.

El 16 de agosto de 2016, tocan en el Popkomm 96, la gran feria internacional de música de Colonia (Alemania). Llegan allí de la mano de la SGAE y comparten cartel con Mayte Martín, Kiko Veneno y Radio Tarifa.

Según algunos recortes de prensa, por aquel entonces el grupo estaba formado por Alejandro Fong (bajo y coros), Luis A. Guerra (congas), Pascual Pérez (cuatro, coros y director) y los hermanos Mena, que curiosamente se presentaban como Jorge Alberto y Alberto Jorge.

A su vuelta de Alemania, recalan de nuevo en Barcelona para las fiestas de la Mercè 96. Su participación en la fiesta mayor de la ciudad se produce el 19 de septiembre en el Moll de la Barceloneta, tras la actuación de Lucrecia y su Orquesta. Recordemos que por aquel entonces, tanto Lucrecia como Angelitos compartían sello discográfico.

Les da tiempo de participar también, junto a muchos otros artistas, en el famoso El son más largo. Un son de treinta horas que comenzó a las cuatro de la madrugada del martes, 23 de septiembre, diada de la Mercè, y concluyó el miércoles a las diez de la mañana. El evento fue validado como record Guiness y a él también alude Rosa Marquetti en su excelente artículo. ¿Se imaginan quien fue el principal responsable de organizar aquello? ¡Exacto, nuestro amigo Abili Roma!

Angelitos Negros en formato de quinteto...

Desde julio de 1998 a marzo de 2000 realizan numerosas giras y conciertos de lo más diverso por buena parte de la geografía catalana, actuando no sólo en Barcelona, también en Lleida y Girona.

En julio de 2001 Angelitos Negros publican La Pareja Ideal (Vale Music), su último trabajo discográfico hasta la fecha. El disco incluye catorce nuevos temas, casi todos de su autoría, mas no logran la respuesta esperada.

El 10 de agosto de 2001 aparecen en el programa de tve2 La Gamba. A partir de entonces, las reseñas en la prensa local prácticamente desaparecen hasta 2006, momento en que el Casino de Barcelona les contrata para dos acontecimientos singulares: la fiesta de San Valentín (en febrero) y la noche de Fin de Año, ambas a la antigua usanza, con cena más baile y a unos precios prohibitivos.

Desde entonces, les volvemos a perder la pista hasta el año 2012, que realizan dos conciertos en la barcelonesa sala Tango, uno el 29 de julio y otro el 14 de octubre.

En septiembre del mismo año 2012 probaron suerte en La Voz, programa de tv de máxima audiencia, pero el jurado, formado por Melendi, Malú, Rosario Flores y David Bisbal, no supo valorar la calidad vocal de Alberto y Jorge. Mejor fortuna tuvieron en Noche Sensacional, otro popular programa de televisión, donde llegaron a actuar hasta en tres ocasiones.

Gitanitos y Morenos. Presentación en el Rumbalia...

En julio de 2013, a propósito de su participación en el Festival Tempo Latino, en Vic-Fezensac (Francia), hicieron muy buenas migas con lo más granado de la rumba catalana, con artistas de la talla de Peret Reyes, Johnny Tarradellas y Rafaelito Salazar, entre otros. Alberto y Jorge fueron invitados a un nuevo combo que se formó para la ocasión, al que bautizaron Gitanitos y Morenos en homenaje al estimado Gato Pérez. La presentación oficial se realizó en Barcelona pocos días antes de viajar a Francia, concretamente en el Rumbalia, el bar que regentaba Abili Roma por aquel entonces y donde unos meses antes tuve el honor de pinchar una sesión de música afrocubana.

En Francia, los hermanos Mena interpretaron tres rumbas: Ay, Rumba Calí, del Gato, Caramelos, de Los Amaya, y El Negro Bembón, de Bobby Capó, la célebre guaracha que cantaba Ismael Rivera y Peret transformó en la no menos popular El Gitano Antón.

En su ya dilatada carrera, gracias a distintas referencias en la prensa, fotos y algunos vídeos, sabemos que Jorge y Alberto han realizado bolos en todo tipo de salas, principalmente en la geografía catalana y algún otro país europeo como Alemania, Francia e Italia.

Poco más sabemos de Angelitos Negros. Les deseamos toda la suerte del mundo y que logren dar el salto definitivo que sin duda merecen.

Rebelión, del colombiano Joe Arroyo, interpretada por Angelitos Negros en Italia
 Dj Paio pa' Rumba
Promoción | Publicidad | Más Servicios...AudioKat · RDG, 2002-2021 · (CC)
96.605.078 visitas
Webs Amigas | Somos | Contacto...